Lang Lang

Tchaikovsky, Mendelssohn: Primeros conciertos de piano

Apenas salía de la adolescencia en esta grabación en la que Lang Lang demuestra gran virtuosismo y destreza con los dedos, pero además estampa su sello personal en la música. En el Tchaikovsky, una exitosa pieza que algunos pianistas utilizan para mostrar lo rápido y alto que pueden tocar, Lang pone el énfasis en las capas de intimidad junto a sus pasajes más extrovertidos, que interpreta con gran pirotecnia pianística. Si su primer movimiento parece desarticulado, más una fantasía que una entidad cohesionada, hace de la necesidad virtud a través de unos precisos acentos que destacan su carácter episódico. Los acompañamientos brillantemente interpretados por Barenboim y la Chicago Symphony están sincronizados con el método de Lang. El Mendelssohn es una obra que sustituye la grandilocuencia con un elegante destello, adecuado a las capacidades de Lang. Lang se encuentra aquí en su elemento, esparciendo notas sin esfuerzo aparente. Existe una intensa competencia por parte de representaciones clásicas de Argerich y Cliburn entre otros del Tchaikovsky, y Serkin, Schiff y Thibaudet del Mendelssohn, pero merece la pena escuchar a Lang.

Media:
Sin votos (todavía)